Ministerio de Educaci&oacuten Superior
ABAE
SAT
Thumbail #2

Firma del Contrato Satélite Antonio José de Sucre (Vrss-2). Foto_Mppuct_ Lenin_Peña

El Satélite Antonio José de Sucre (Vrss-2), es el tercer satélite venezolano y el segundo satélite de teleobservación de Venezuela. Será un satélite de teledetección óptica basado en la plataforma por satélite CAST2000.

Una delegación venezolana compuesta por el equipo de diseño del Satélite Antonio José de Sucre (Vrss-2) se reunió en la República Popular China con académicos y técnicos de la Academia Espacial China para analizar la Fase de Revisión Preliminar.
El presidente de la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales (ABAE), Víctor Cano, asistió a reuniones desde el 9 de marzo del 2015 con el equipo de diseño del Vrss-2, el cual está compuesto por la Dirección General de Control de la Estación Terrena Satelital de Bamari, personal del Centro de Investigación y Desarrollo Espacial (Cide) y el grupo que labora en el Sistema de Aplicaciones Típicas (SAT) en Caracas.

La Fase de Revisión Preliminar consiste en plasmar por escrito las especificaciones técnicas, la carga útil y la capacidad del diseño del satélite. En ésta también se tiene en cuenta la finalidad que se le quiere dar al proyecto. Por su parte, el jefe de Logística y Producción, José Álvarez, alegó que esta etapa es importante y delicada, ya que requiere de concentración y máximo esfuerzo, certificando así que el trabajo vaya encaminado hacia el éxito para la obtención de una experiencia ganada. “Esto es una ventaja para Venezuela, ya que estamos en la fabricación del tercer satélite, en conjunto con una potencia en la materia como lo es China, la cual tiene una reputación muy alta en el ámbito mundial, ya que sus lanzamientos han sido exitosos. Para nosotros es un privilegio, ya que estamos ganando experiencia en materia espacial de una forma exitosa y no de ensayo y error”, afirmó Álvarez.

Una vez finalizada esta fase, los técnicos de la Abae regresarón a Venezuela. Se prevé que para septiembre retornen a China para empezar a trabajar en la fase crítica, la cual tiene por objetivo poner en marcha todas las aprobaciones y ajustar detalles que se obtuvieron en la revisión preliminar.